El grupo municipal de Ciudadanos (C’s) en el distrito de Salamanca ha instado a los órganos competentes del Ayuntamiento de Madrid a instalar a la altura del número 65 de la calle O’Donnell, un contador numérico regresivo que indique el tiempo restante de paso, tanto en la parte central del semáforo, para continuar en sentido recto por O’Donnell, como en la parte lateral, para efectuar el giro a la derecha a la calle Doctor Esquerdo.

En la actualidad, este semáforo, que cuenta con una cámara fotográfica para registrar infracciones, solo tiene un intervalo de 3 segundos entre el color ámbar y el rojo, lo que se traduce en una gran cantidad de multas a los conductores. Al ser tan súbito el cambio del semáforo, estos apenas tienen tiempo de reaccionar lo que, además de traducirse en sanciones injustas y recaudatorias, suponen frenazos y un riesgo adicional para la seguridad vial.

La propuesta de Ciudadanos pretendía, a través de un contador regresivo, que los conductores moderasen la velocidad y fuesen conscientes de cuando entraban en riesgo de sanción.

Sin embargo, no lo entendieron así los grupos de PSOE y Ahora Madrid, que rechazaron la propuesta, prefiriendo que los conductores caigan de forma muchas veces involuntaria en la trampa recaudatoria de este semáforo, además de sufrir el consiguiente riesgo de colisiones. Una vez más, se prefiere coerción a la prevención en aras de una supuesta racionalización del tráfico, algo que muchos conductores perciben como una extorsión aleatoria por parte del Ayuntamiento.

A pesar de no ser aprobada la propuesta, el Grupo Municipal de Ciudadanos seguirá luchando para evitar esta forma injusta de recaudación indiscriminada.