El grupo municipal de Ciudadanos (Cs) en Villaverde ha recriminado en el pleno de distrito al concejal presidente, su inoperancia y falta de compromiso a la hora de defender a Villaverde cuando desde el Ayuntamiento de Madrid se han aprobado recortes en los presupuestos de todos los barrios por incumplir con la regla de gasto del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Cs Villaverde ha recordado que Ahora Madrid ha elegido “nuestro distrito como la víctima principal de sus recortes”, pues con 8,6 millones de euros de “tijeretazo, un 42% del total, han convertido a nuestro distrito en el mayor damnificado de esta medida de toda la ciudad de Madrid”.

El portavoz de Cs Villaverde, ha afirmado que en Ahora Madrid “han virado su rumbo del “Sí se puede” de campaña al “No se puede” de mitad de legislatura, escondiendo su verdadero slogan que es “No se quiere”, y ha recordado al concejal Zapata que, “como en todos los ámbitos de la vida, la voluntad se demuestra con hechos y no con discursos cargados de falsa empatía social y llenos de palabrería”. 

En este sentido, ha explicado que gracias a esos recortes, los vecinos de Villaverde se quedarán, un año más sin una nueva biblioteca; sin remodelación en el parque Plata y Castañar; sin aparcamientos disuasorios, dirán adiós al polideportivo de Parque de Ingenieros y la Factoría Industrial de Villaverde seguirá siendo un sueño.

“Ustedes han decidido no ejecutar. Amortizan deuda porque no invierten lo que presupuestan y luego para cumplir deprisa y corriendo compran un palacete en la calle Alcalá por 128 millones de euros. Magnífica política social”, ha dicho el portavoz de Cs Villaverde, quien se preguntó que “si de verdad Ahora Madrid ha conseguido un Ayuntamiento con superávit ¿por qué no lo destinan a bajar la presión fiscal a las familias y a los comercios?”

Por último, Cs Villaverde exigió al concejal Guillermo Zapata que deje de echar balones fuera y asuma sus responsabilidades, defienda al barrio para el que ha sido elegido su gerente y comience a gestionar pidiéndole que de aquí en adelante no haya más recortes, ni más excusas porque “Villaverde no se toca”.