Propuestas que ya venían recogidas en presupuestos anteriores, aumento de Impuestos como el IBI y reducción de partidas tan sensibles como bomberos, limpieza, policía y tráfico, las características principales de los nuevos presupuestos.

Moratalaz (Madrid), lunes 18 de junio de 2018. Cs Moratalaz puso de relieve en el pleno extraordinario de presupuestos que estas cuentas vienen precedidas por dos que han sido sendos fracasos, con la peor ejecución presupuestaria de la historia, tan solo un 33% y que se debate con seis meses de retraso. Un retraso que es reflejo de las luchas internas dentro del equipo de gobierno de la alcaldesa Manuela Carmena y de la falta de un modelo de ciudad para Madrid.

“No es cuestión de anunciar cientos de millones en inversiones, es cuestión de realizar lo que se promete y no batir el récord de inejecución como nos tienen acostumbrados” tal y como señaló el Portavoz de Vocales Vecinos de Ciudadanos (Cs) Moratalaz que además destaco que este es “un plan de inversiones que parece una copia de las de 2016. Nos intentan vender como logros empezar en 2018 inversiones prometidas en 2016”.

Este “corta y pega” de Ahora Madrid puede observarse claramente en la nueva Escuela de Música en la calle Corregidor Diego Valderrábano, presupuestada en 2017 y que aparece nuevamente este año.

Los madrileños tendrán que pagar más IBI que en años anteriores, en torno a un 12% más, a pesar del superávit de más de 1000 millones y no se contempla la devolución de lo ilegalmente pagado por los madrileños por plusvalía en los últimos cuatro años. Tal y como explicó el Portavoz de Vocales Vecinos de Cs Moratalaz que, “Ahora Madrid no trabaja porque esta devolución se apruebe, no existe voluntad política”. 

Además de “vendehúmos, el representante de la formación naranja en el distrito, calificó el presupuesto de “tramposo, ya que infla las cuentas de las empresas públicas para camuflar su mala gestión. La EMVS (Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Madrid) recibió transferencias de 100 millones en 2017 y más de 250 millones en 2018, sin embargo, de las 450 viviendas que prometieron comprar solo se han adquirido 19 y de las 2500 viviendas que proyectaron construir solo se han terminado menos de 800”.