La formación naranja consiguió el aplauso de la sala y la alabanza de otros grupos políticos tras leer su proposición escrita en verso gracias a la colaboración de un afiliado que trabaja en la RAE

Madrid, Arganzuela, miércoles 13 de febrero. En el pleno de febrero, Ciudadanos Arganzuela ha conseguido la aprobación unánime de su proposición escrita en verso para organizar, en torno al  día internacional del libro, diferentes actividades lúdicas sobre la literatura infantil y juvenil. Ha conseguido además algo difícil de ver en los plenos: que el público arranque espontáneamente en aplausos y que los otros grupos políticos alaben expresamente la iniciativa, especialmente el PSOE de Arganzuela que señaló que desde los tiempos de Tierno Galván no se escuchaban propuestas y comunicados políticos escritos en verso.

A continuación incluimos el texto completo de la proposición, que como se puede leer, no está exento de crítica al grupo de gobierno de Ahora Madrid.

 

“El grupo de Ciudadanos

aboga por la cultura

y respalda la lectura

infantil y juvenil,

y se acerca del Día del Libro,

que si no lo tienen claro

con nitidez se lo aclaro:

será el 23 de abril.

 

Si leer es contagioso,

nuestros jóvenes y niños

necesitan buenos guiños

que esto pueda estimular,

pues leer es gran tesoro:

multiplica los placeres

acrecienta los saberes

y el rendimiento escolar.

 

Un buen libro a los menores,

tanto si es para instruirse,

como si es para evadirse,

siempre aporta utilidad,

pues los hace más curiosos,

aumenta su entendimiento,

su deleite, su talento

y su creatividad.

 

Para el niño son los libros

frutos y bienes fecundos,

pues le descubre más mundos

que los que encontró Colón;

y por si ofende que cite

a quien creen un genocida,

no les extrañe que pida

mi más humilde perdón.

 

Ya la falta de lecturas

para el niño y el obrero

desconcertó por entero

a Concepción Arenal,

sabiendo que la cultura

el desarrollo preside,

pues era, que no se olvide,

progresista y liberal.

 

Y hoy no hay duda de que existe

correlación negativa

entre una lectura activa

y humilde clase social,

aunque habremos de animar

al conjunto de sectores,

enganchados los menores

en el mundo digital.

 

Hay espacio para todo,

y también para la letra,

con la que firme penetra

la riqueza de expresión;

mas la lectura infantil

no brota en estéril suelo,

que necesita un modelo

que fomente la ilusión.

 

Avivemos la lectura,

la más luminosa llama,

que emplaza, cita y reclama

si se sabe conducir,

pues si al joven se le obliga

con implacable exigencia

ofrecerá resistencia:

lo importante es seducir.

 

Así que hoy solicitamos,

a la Junta de Distrito,

atención al libro escrito

en su Día Internacional,

que inste al Área de Gobierno,

¡si le importa la lectura,

porque el área de Cultura

no tiene ni concejal!

 

Uno tuvo y duró un día,

de cuya ausencia me alegro,

que no es digno de humor negro

la judaica destrucción,

y otra fue destituida

por lucir titiriteros

violentos y chapuceros

en una infantil función.

 

Y hoy pedimos en el Pleno

que infancias y mocedades

lúdicas actividades

en abril puedan gozar,

vinculadas con el libro,

para hacer de la lectura

extraordinaria aventura

que les haga disfrutar.

 

Que la gran sabiduría

se alimenta hoja a hoja

y a la mente se le antoja

el mayor placer quizá;

pero la hoja de Arce

ninguna ciencia produce,

porque aquí solo la luce

la enseña de Canadá.

 

Que jueguen los más pequeños

con libros plastificados,

poco después troquelados,

que les mueve a alguna acción;

que se acerquen a algún libro

primero de pegatinas,

luego de letras genuinas,

por crear sana adicción.

 

Y que los jóvenes lean,

que saber da confianza

e instituye una alianza

entre el gozo y la razón;

que se les presenten libros,

se les ofrezcan talleres,

por solaz, no por deberes,

por educar con fruición.

 

Que unos y otros se diviertan

aportando ilustraciones,

participando en sesiones

del ámbito editorial,

o que lean el Quijote,

que conozcan escritores

o que algún grupo de actores

plasme un libro teatral.

 

Y concluyo ya insistiendo

en que el día de Cervantes

—los siguientes y los de antes—

se encargue en función de edil

de ayudar al bien del libro

y ofrecer actividades

a la flor de las edades:

la infantil y juvenil.

 

Pensemos en los pequeños

dándoles dulces momentos,

con versos o cuentacuentos

que les hagan disfrutar,

no en colocar camaradas

ni horrendos titiriteros,

que con estilos groseros

los van a traumatizar.”