La concejal de Ciudadanos (Cs) en el Ayuntamiento de Madrid Sofía Miranda ha asegurado durante el Pleno Extraordinario de la Junta de Distrito de Fuencarral El Pardo que el proyecto del Gobierno de Ahora Madrid para la zona norte de la ciudad, denominado Madrid Puerta Norte, “goza de poco consenso ciudadano y tiene un problema de concepción que hace necesaria una redefinición del desarrollo de la zona norte de Madrid”.

Madrid, jueves 2 de junio de 2016.  Sofía Miranda ha  señalado que el equipo de gobierno ha frenado un proyecto de más de 30.000 folios con una propuesta de apenas 16 y que se ha frenado una propuesta que contaba con un consenso suficiente sin haberse sentado a negociar con las asociaciones que no les convienen, sin hablar con los propietarios de los terrenos y, por supuesto, sin dialogar con el resto de grupos políticos: “hablan de consenso, hablan de dialogo, hablan de hacer un modelo de ciudad juntos y sólo cuentan con los suyos” apuntaba la Concejal.

Además, Miranda incidió en instar al Consistorio a “no engañar y mentir” a los vecinos con una propuesta irreal que no tiene opciones de salir adelante y acusó al equipo de gobierno de “venderles humo” respecto de las posibilidades y plazos de su propuesta. Además recordó que la propuesta incumple tanto la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid, que obliga a que el desarrollo se realice por iniciativa privada, como el Plan General, que requiere un apoyo del 50% de los propietarios de los terrenos, teniendo el Ayuntamiento la propiedad de poco más del 5%.

Respecto de los propietarios, Ahora Madrid afirmó que los pequeños propietarios no salen perdiendo pues no pierden superficie edificable pero lo cierto es que, como indicó la Concejal de Ciudadanos (C’s), los pequeños propietarios, titulares de más del 17% de los terrenos, no pueden usar esa superficie desde 1997. Además se señalaron las relevantes responsabilidades patrimoniales en las que tendrá que incurrir el Ayuntamiento como consecuencia de dinamitar el proyecto frente a aquellos actores con los que ya se habían suscrito acuerdos contractuales, como la reclamación de 700 millones por el Ministerio de Fomento, y que “tendremos que pagar todos los madrileños”.

“No existe urbanismo de izquierdas o de derechas, existe un urbanismo al servicio de los ciudadanos, un urbanismo sostenible y respetuoso con los impuestos de todos los ciudadanos” concluía la Concejal, no sin antes afirmar que el Consistorio ha dinamitado la Operación Chamartín pues su único objetivo ha sido y es el de paralizar el desarrollo urbanístico del norte de Madrid, “le han dado un portazo al norte de Madrid, nunca hubiera escogido un mejor nombre para el proyecto”.